Focus on hunter
Shire_110728_611

Infecciones

Los niños con Síndrome de Hunter sufren frecuentes infecciones de oído en la primera infancia, aunque esto también es común en muchos niños que no padecen este trastorno. Sin embargo, los niños con síndrome de Hunter no superan esta etapa con el crecimiento y continúan teniendo infecciones crónicas y recurrentes de oído que requieren tratamiento con antibióticos.

Los niños y adultos con Síndrome de Hunter desarrollan a menudo infecciones de los senos o del oído medio tras infecciones víricas como catarros o gripes; dado que estas infecciones están causadas por bacterias y no por virus, pueden ser tratadas con terapia antibiótica a largo plazo. No obstante, una de las complicaciones de la terapia prolongada con antibióticos es que la bacteria responsable de la infección puede desarrollar resistencia a los antibióticos usados, dificultando el tratamiento de infecciones futuras.

En personas con infecciones recurrentes del oído se pueden insertar dispositivos de drenaje transtimpánico para facilitar la eliminación de líquido del oído y acelerar la recuperación tras la infección. La presencia de estos dispositivos puede ayudar a curar las infecciones del oído y a mejorar la audición.